Posts Tagged ‘Avivamiento’

Sobre avivamiento (95 tesis Parte 10)

02/06/2009

Este es el final de las “95 tesis sobre el estado de las iglesias evangélicas”.
84. Un avivamiento consiste en un regreso de la iglesia hacia su estado original, como fue diseñado por Dios y está descrito en el libro de Hechos y las cartas de los apóstoles.
85. Un avivamiento es obrado por Dios, no por los hombres. A los hombres (incluido los líderes más influyentes) nos corresponde someternos al mover de Dios, no mandarle como El debe moverse.

86. Un avivamiento empieza con un arrepentimiento profundo dentro de la iglesia.
Avivamiento sucede cuando la iglesia se da cuenta de cuán lejos ha caído en comparación con la primera iglesia, y se arrepiente de su apostasía, y cuando primero los miembros de las iglesias se convierten de verdad y nacen de nuevo.

87. Los avivamientos históricos resultaron generalmente en reuniones grandes y emocionantes, conversiones de grandes multitudes, y una transformación de la sociedad entera. Sin embargo, todo esto son solo frutos posteriores de un avivamiento, pero no son su esencia. Su esencia es el arrepentimiento dentro de la iglesia, y el regreso de la iglesia hacia el estado primero como Dios lo diseñó.

88. Las iglesias evangélicas hoy, en general, o no buscan avivamiento en absoluto, o tienen un concepto errado de ello.
Muchos confunden “avivamiento” con sucesos externos, con eventos organizados, con planes de crecimiento de iglesias, con un estilo particular de alabanza, etc. – mientras nada de esto tiene que ver con un verdadero avivamiento. Aun más errados están aquellos que creen que un avivamiento se conformará a los moldes y las tradiciones de su propia denominación particular.
Por tanto, estas iglesias están en un peligro muy grande de seguir tras un “avivamiento” falsificado, cuando este se presente.

89. Cada iglesia (entendida como organización humana) tiene la tendencia natural de enfriarse espiritualmente hasta apostatar de la fe. Las iglesias evangélicas hoy, en general, ya han avanzado peligrosamente en este camino del enfriamiento. Solo un avivamiento puede contrarrestar esta tendencia.

90. Las iglesias evangélicas de hoy, en general, se encuentran en un tal proceso de apostasía.
El proceso de apostasía como se observó en Europa después de pasar los efectos de la Reforma, sucede ahora en Perú en una forma paralela.
Sus pasos se pueden describir de esta manera:

  • Ortodoxia muerta. Las iglesias tienen todavía la doctrina correcta, pero ya no tienen una verdadera experiencia con Dios; solo siguen rituales externos y caen en el tradicionalismo.
  • Se cree que “los hijos de los cristianos ya son cristianos también”. Ellos son socializados en un ambiente cristiano y acondicionados a comportarse como cristianos, pero no son convertidos. (En esta etapa se encuentran actualmente muchas iglesias evangélicas en Perú.)
  • Puesto que falta la conversión verdadera, la fe no tiene efectos prácticos en la vida; entonces “niegan la eficacia de ella” (2 Tim.3:5).
  • Paralelamente entra la teología crítica, que enseña que la Biblia puede contener errores y que sus verdades son solo relativas. (Esto también empieza a suceder en el Perú, bajo el nombre de “ciencias bíblicas”.)
  • Se enseña el universalismo (todos serán salvos), o que la salvación no importa o no es necesaria (secularismo); ya no se enseña la conversión.
  • Se prohíbe enseñar la conversión; cualquiera que predica bíblicamente sobre conversión y nuevo nacimiento, es considerado hereje. (Esta es la situación actual de la mayoría de las iglesias reformadas en Europa, y del Consejo Mundial de Iglesias (Consejo Ecuménico). Las iglesias del Perú llegarán a la misma situación si Dios no nos concede un avivamiento.)

91. Los avivamientos históricos comenzaron en tiempos de “sequía espiritual”, cuando algunos cristianos verdaderos se juntaban para implorar desesperadamente a Dios por un avivamiento.

92. La tragedia de la iglesia evangélica de hoy consiste en que actualmente sufre de una tal sequía espiritual, pero no está consciente de ello, ni se arrepiente, ni clama por avivamiento (Apoc.3:1-2, 3:17-20).

93. Los avivamientos históricos comenzaron con grupos “avivados” dentro de las iglesias existentes; pero casi siempre fueron rechazados por las iglesias existentes, lo que llevó a conflictos y a la separación.
- Alguno ejemplos:

  • Lutero intentó reformar la iglesia católica, pero fue excomulgado y se vio obligado a establecer una iglesia separada.
  • Los anabaptistas desearon una reforma más radical, pero fueron perseguidos por los mismos reformadores y se vieron obligados a separarse de ellos.
  • John Wesley fue ministro ordenado de la iglesia anglicana (una iglesia de la Reforma) y comenzó el movimiento metodista dentro de esa iglesia. Pero la iglesia rechazó sus métodos, y los metodistas tuvieron que establecerse como una iglesia separada.
  • William Booth fue un predicador metodista quien tenía una carga muy fuerte por alcanzar a los pobres y marginados. Pero su iglesia le negó el apoyo, y él tuvo que fundar un movimiento nuevo, el Ejército de Salvación.

94. Las iglesias evangélicas de hoy, en general, están en el peligro muy grande de ser ciegos frente a un avivamiento genuino cuando se presente, y de rechazarlo porque no se ajustará a sus moldes denominacionales. Los protagonistas de un avivamiento venidero tendrán que contar con sufrir rechazo y hasta persecución de parte de los líderes de las iglesias evangélicas actualmente existentes.

95. El juicio de Dios comienza por su iglesia (1 Pedro 4:17).
En la situación actual, analizándola desde las Escrituras, tenemos que concluir que el juicio de Dios sobre la iglesia es inminente. Por el otro lado, Dios no quiere la muerte del impío (Ez.33:11); El quiere arrepentimiento y avivamiento. Pero todo depende de cómo responderemos nosotros, la iglesia, al llamado de Dios.


CONCLUSIÓN

Si estas observaciones son ciertas, entonces las iglesias evangélicas de hoy se encuentran a una distancia de miles de kilómetros de la iglesia primitiva. ¿Debemos simplemente conformarnos con esta situación y decir: “Así son los tiempos, y no podemos cambiarlo”? Mi respuesta es: ¡¡DE NINGUNA MANERA!!

“Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese…” (Ez.22:30)

“Y llamó Jehová al varón vestido de lino, que tenía a su cintura el tintero de escribano, y le dijo Jehová: Pasa por en medio de la ciudad, por en medio de Jerusalén, y ponles una señal en la frente a los hombres que gimen y que claman a causa de todas las abominaciones que se hacen en medio de ella. Y a los otros dijo, oyéndolo yo: Pasad por la ciudad en pos de él, y matad; no perdone vuestro ojo, ni tengáis misericordia. Matad a viejos, jóvenes y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno; pero a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no os acercaréis; y comenzaréis por mi santuario. – Comenzaron, pues, desde los varones ancianos que estaban delante del templo…” (Ez.9:3-6)

¿Me permites hablarte directamente por unos momentos, hermano, hermana, que estás leyendo esto? La situación es más seria de lo que piensas. ¿Eres tú la persona que se pondrá en la brecha delante de Dios? ¿Estás tú entre los que “gimen y claman a causa de todas las abominaciones que se hacen”, para que Dios pueda poner Su señal en tu frente, y que seas librado de Su juicio? ¿Hay en tu corazón un clamor y un anhelo por una iglesia pura, limpia, una novia digna de su Señor? – Si Dios ha abierto tus ojos para ver el estado de la iglesia, no demores más. Levántate y clama al Señor por misericordia y avivamiento. Júntate con otros hermanos que tengan el mismo sentir. “…Todo el día y toda la noche no callarán jamás. Los que os acordáis de Jehová, no reposéis, ni le deis tregua, hasta que restablezca a Jerusalén, y la ponga por alabanza en la tierra.” (Is.62:6-7)

El crecimiento que no fue avivamiento

21/05/2009

Este es uno de los artículos que publiqué como “Editorial” en mi sitio web y decidí ahora moverlos a este blog. Este artículo fue publicado originalmente en junio de 2007.

Durante las últimas dos décadas, las iglesias evangélicas en el Perú han crecido considerablemente. Se habla ahora de 15 a 20% de evangélicos en el Perú. Entonces, ¿el Perú ha tenido avivamiento?

Me alegraría si fuera así. Pero tristemente, habiendo observado un buen número de iglesias desde cerca, tengo que decir que es todo lo contrario. Lo que sucedió, se puede describir mejor con esta cita que no recuerdo quien lo dijo primero:
“La iglesia cristiana se ha extendido considerablemente. Ahora tiene mil millas de ancho, pero solamente media pulgada de profundidad.”

El que muchas personas se llamen ahora “evangélicos” en vez de “católicos”, todavía no dice nada acerca del estado de sus corazones. Si tuviéramos realmente 15 a 20% de cristianos nacidos de nuevo en el Perú, ¡este país se vería muy diferente!

Cuando miro alrededor, no veo mucha influencia cristiana – con la excepción de los letreros de “iglesias” en la calle, y de vez en cuando la voz de un predicador o cantante evangélico en la radio. Pero no veo que los noticieros estén reportando los grandes hechos de Dios. No veo que las telenovelas se hayan vuelto menos inmorales. No veo que la política se haya vuelto más limpia – a pesar de que ahora existe un partido político que se llama “evangélico” cuando le conviene, pero no ha dado buen testimonio hasta la fecha. No veo que la gente se haya vuelto más honesta o más generosa o más cumplida. Y no se nota ninguna diferencia en este respecto, entre los evangélicos y los demás. Paralelamente con este crecimiento de los evangélicos, la corrupción y la delincuencia siguen en aumento.

Comparemos esto con lo que sucedió, por ejemplo, en el avivamiento en Gales en 1904/1905. Muchos jueces y policías se quedaron sin trabajo, porque ya no hubo delincuencia. Muchos bares cerraron porque ya no hubo alcoholismo. Los diarios estaban llenos de noticias acerca del obrar de Dios en el avivamiento. Aun los caballos en las minas sintieron el cambio, porque los mineros los trataron con dulzura y comprensión, ya no con groserías y golpes. La gente había cambiado de corazón, no solamente de religión. ¡Qué contraste con lo que está pasando aquí en el Perú!

De allí tenemos que sacar una conclusión importante: Crecimiento numérico no es avivamiento. El crecimiento numérico puede incluso esconder la ausencia de avivamiento.

En un verdadero avivamiento, se eleva el estándar de santidad, y se requiere un cambio más radical de aquellos que se convierten.
Pero en el crecimiento actual, la mayoría de los nuevos “convertidos” son ganados por una prédica de “gracia barata” y nunca se arrepintieron de verdad.

En un verdadero avivamiento, los predicadores y los cristianos se vuelven valientes para confrontar la inmoralidad en la sociedad, en sus propias vidas, y aun dentro de las iglesias. Se acentúa la diferencia entre los verdaderos cristianos y el mundo no convertido.
Pero en el crecimiento actual, la iglesia se está adaptando al mundo, está buscando favores del gobierno, y la gente cambia de religión más fácilmente porque se ha vuelto “aceptable” ser evangélico.

En un verdadero avivamiento, los cristianos vuelven a valorar la Palabra de Dios como guía, fundamento y autoridad para su vida.
Pero en el crecimiento actual, se da más y más lugar a la teología liberal que desprestigia la Palabra de Dios.

En un verdadero avivamiento, se resalta la obra de Dios que cambia las vidas.
Pero en el crecimiento actual, se resaltan los programas, métodos y eventos exteriores, hechos por hombres.

Las mismas iglesias tan crecidas e hinchadas últimamente, son las que más necesitan un verdadero avivamiento ellas mismas.

Sigue siendo muy necesario, aclarar en qué consiste un verdadero avivamiento. Con toda seguridad, el crecimiento actual NO es avivamiento.

De vuelta a la misma apostasía

21/05/2009

Este es uno de los artículos que publiqué como “Editorial” en mi sitio web y decidí ahora moverlos a este blog. Este artículo fue publicado originalmente en enero de 2009.

Muy estimado amigo o enemigo,

seguramente has leído alguna vez un cuento donde alguien perdió el camino en la niebla, y después de caminar algunas horas se encontró de vuelta en el lugar donde empezó. ¿O quizás te pasó a ti mismo alguna vez?
Esta situación me viene a la mente cuando observo la situación de las iglesias evangélicas, y mi propia historia con ellas. Solamente que me tomó más de veinte años para completar la vuelta…

En mi país de origen yo pertenecía a la iglesia reformada, que es allí una iglesia estatal al igual como lo es la iglesia católica en la mayoría de los países de habla hispana. Pero cuando Jesucristo vino a mi vida y me dio una vida nueva, yo dejé la iglesia reformada, porque me di cuenta de que no había vida espritual allí. Las iglesias eran algo como clubes sociales donde la gente se reunía para toda clase de pasatiempos, o para escuchar una charla política, sociológica o psicológica. Aunque se usaba la Biblia, no se hablaba de cómo vivir con Jesucristo.
Aquellos pocos pastores que todavía predicaban bíblicamente acerca de la conversión y el nuevo nacimiento, corrían el riesgo constante de perder su pastorado. Fueron etiquetados de “fundamentalistas”, y entonces fueron tratados como si fueran Bin Laden en persona.
La mayoría de los pastores enseñaba que la Biblia era como cualquier otro libro antiguo, lleno de errores y supersticiones. En los últimos años antes de mi salida, esas iglesias ofrecían incluso prácticas paganas.

Aquí dos ejemplos más, adonde están yendo estas iglesias:
– La iglesia luterana publicó en 1999 una “Declaración Conjunta” con la iglesia católica romana, declarando que ya no existen diferencias doctrinales importantes entre estas dos iglesias. La iglesia católica no cambió su posición en nada; entonces son los luteranos quienes están caminando de regreso a Roma.
– La iglesia anglicana en Estados Unidos actualmente se está dividiendo sobre el asunto de la ordenación de obispos que son homosexuales activos.

Entonces empecé a involucrarme en las iglesias evangélicas, porque allí se hablaba todavía de la conversión y se creía que la Biblia es inspirada por Dios – por lo menos así lo decían sus declaraciones de fe oficiales. Pero durante mi vuelta por estas iglesias, tuve que constatar que en la práctica, estas hermosas declaraciones de fe son pedazos de papel sin valor alguno. Los líderes importantes están dispuestos tanto a afirmar como a negar sus principios de fe, según les conviene. Esto es aun peor que la apostasía abierta: es la táctica del camaleón que cambia su color según el ambiente donde se encuentra. No es una oposición directa contra los principios de la fe, pero es una “fe” sin principios en absoluto.

(more…)

La necesidad de reforma y avivamiento

21/05/2009

Este es uno de los artículos que publiqué como “Editorial” en mi sitio web y decidí ahora moverlos a este blog. Este artículo fue publicado originalmente en enero de 2007.

Durante los últimos meses han aumentado considerablemente en mi sitio web los artículos relacionados con Reforma de la iglesia y Avivamiento. ¿Significa esto que estamos abandonando el enfoque hacia el ministerio con niños? – De ninguna manera. La mayor parte de nuestra obra práctica sigue relacionada con niños y adolescentes. Pero hay una pregunta importante que me está inquietando cada vez más:
¿Para qué sirve ayudar que los niños se salven, si después vuelven a perderse por culpa de la misma iglesia a la que asisten?

Estoy hablando desde la triste experiencia con cerca de cien iglesias evangélicas que llegué a conocer durante mis años de ministerio. La mayoría de estas iglesias no son ninguna ayuda, sino un tropiezo para nuevos convertidos; y mucho más todavía cuando se trata de niños. Por tanto, si queremos que los niños sigan a Cristo, las iglesias enteras tendrán que cambiar de manera radical. De otra manera, solo tendremos un montón de niños “iglesianizados”, pero no cristianos verdaderos.

El hecho más chocante que encontré (y que me fue confirmado por varios líderes), es que las iglesias evangélicas ya no son conformadas por cristianos nacidos de nuevo en su mayoría. (Un líder, por ejemplo, estimó que entre los miembros de las iglesias en las que él sirve, no más de 10 a 15% realmente han nacido de nuevo.) Se lo hemos hecho demasiado fácil a los paganos, llamarse “cristianos” y hacerse “miembros de una iglesia”, sin arrepentirse del pecado y sin nacer de nuevo.

¿Cómo podemos volver a ser una iglesia realmente cristiana, bíblica? – Estos son los asuntos que se tratan, desde diferentes ángulos, en la sección “Avivamiento y Reforma de la iglesia”. Cada obrero cristiano, que esté interesado en un desarrollo espiritual sano, debe estar al tanto de estos asuntos.

Otro asunto que afecta especialmente la obra con los niños, son los métodos educativos y las filosofías educativas de este mundo, que se vuelven cada vez más anti-cristianos. Los niños están expuestos a estas influencias durante muchas horas en las escuelas, sin que sus padres o los líderes cristianos se den cuenta de lo que sucede. Aun peor: muchas iglesias están siguiendo la corriente del mundo, introduciendo el humanismo anti-cristiano en la iglesia misma.
También en estos asuntos, el obrero cristiano debe estar informado y discernir claramente. De esto tratan los estudios sobre “¡Infiltración!”, “Cosmovisión cristiana”, y otros relacionados.

Que el Señor le ayude a discernir, y a mantenerse claramente en Su camino, aun en medio de las confusiones de estos últimos tiempos.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 29 seguidores